¿Por qué me olvidaste?

Murió una tarde de octubre. Y él se olvidó de ella para siempre.

Desde entonces, Silvia lo espera en el parque y bajo el arco donde se besaron por primera vez.

—¿Tienes frío Sílvia?

—Todavía no. Me asustan tus silencios— le dijo sin apartar la mirada de sus ojos oscuros. Él la beso y abrazaron el viento.

—¿Por qué nos olvidamos de los demás cuando morimos?

—No digas eso cariño— respondió él mientras acariciaba su mejilla. Nunca te olvidaré.

—Me olvidarás.

—No digas eso.

—¿Sentirás mis besos cuando me haya ido?—

Su  vida se desvanecía lentamente y el cáncer descosía sus pensamientos.

Sílvia murió en octubre. Y él la olvidó demasiado pronto.

Todavía su perfume impregna los lugares donde se besaron. La iglesia, la plaza de la fuente, te imaginas, el lago, mañana a las siete.

Y si no despierto….¿Me olvidarás?

 

Anterior

Lavadoring

Me abandonó mi tabla de planchar

Siguiente

Deja un comentario