Estos días estuve ausente, en otra galaxia.
Tengo mis razones y mis perezas. Espero ser fiel a partir de ahora a mi laboratorio literario. Pero las ausencias son buenas porque eso quiere decir que he estado en otro lugar. No perdí el tiempo, siempre estuvo a mi lado.

He decidido estudiar para ser master del universo. Me convertiré en experto a tiempo completo en la magia del marketing. Sacaré un conejo de la chistera o puede que otro dinosaurio.

Las galaxias no están tan lejos como pensamos. Para llegar a la entrevista me puse una matrícula en el trasero y me colé en un cohete de la NASA. Me gustan más los cohetes de chocolate, pero si te comes la punta no puedes llegar al espacio. Para ser master del universo como Heman tienes que comer no sólo espinacas. Aterricé en la academia y comencé mis lecciones.

Por estos motivos u otros no he escrito durante estos meses.

Ayer me aceptaron y en mayo comenzaré las clases. Espero no tener problemas a lo hora de meter el dedo en la llaga.

Os seguiré informando.

Anterior

Viaje del Escritor – Primer Acto

Feliz día de la madre naturaleza

Siguiente

Deja un comentario