¿Me retas a escribir?

La realidad nunca es lo que parece. Nuestro cerebro es capaz de captar un % infimo de la realidad que nos envuelve. Sólo captamos aquello que nos resulta de nuestra atención y lo demás lo ignoramos.

Pongamos un ejemplo habitual de cualquier pareja que pasea por un centro comercial. Ambos se miran y sonrién.

¿Lo has visto? Sí.

Pero en un caso ella vió los tres carritos de gemelos que acaban de pasar por su lado, mientras él se había fijado en el vendendor de drones o en las mallas ajustadas y ridículas de un manequí.

Siempre focalizamos en ver aquello que el cerebro requiere poco esfuerzo.

Cuando vas a escribir tu relato una técnica que utilizo habitualmente es la de enfoque y punto de vista con un narrador que resulta ser un animal u objeto. Me funciona bien situarme en el extremo de las situaciones. Mientras más absurdo sea el narrador mejor.

¿Por qué no explicar los disgustos amorosos desde el punto de vista de una plancha o un yogurt?

En esta ocasión os vuelvo a proponer un juegoa ver si funciona.

  1. Dime un objeto del hogar que  pueden ser por ejemplo: las cortinas, la regadera, la manguera del jardín…
  2. Por otro lado, decidme un conflicto (amoroso, laboral, discusión de vecinos…).

El reto para mí será escribir un pequeño relato con ambos conceptos y veámos el resultado.

¿Me propones el reto?

Anterior

Me abandonó mi tabla de planchar

El día que olvide

Siguiente

Deja un comentario

La realidad nunca es lo que parece. Nuestro cerebro es capaz de captar un % infimo de la realidad que nos envuelve. Sólo captamos aquello que nos resulta de nuestra atención y lo demás lo ignoramos.

Pongamos un ejemplo habitual de cualquier pareja que pasea por un centro comercial. Ambos se miran y sonrién.

¿Lo has visto? Sí.

Pero en un caso ella vió los tres carritos de gemelos que acaban de pasar por su lado, mientras él se había fijado en el vendendor de drones o en las mallas ajustadas y ridículas de un manequí.

Siempre focalizamos en ver aquello que el cerebro requiere poco esfuerzo.

Cuando vas a escribir tu relato una técnica que utilizo habitualmente es la de enfoque y punto de vista con un narrador que resulta ser un animal u objeto. Me funciona bien situarme en el extremo de las situaciones. Mientras más absurdo sea el narrador mejor.

¿Por qué no explicar los disgustos amorosos desde el punto de vista de una plancha o un yogurt?

En esta ocasión os vuelvo a proponer un juegoa ver si funciona.

  1. Dime un objeto del hogar que  pueden ser por ejemplo: las cortinas, la regadera, la manguera del jardín…
  2. Por otro lado, decidme un conflicto (amoroso, laboral, discusión de vecinos…).

El reto para mí será escribir un pequeño relato con ambos conceptos y veámos el resultado.

¿Me propones el reto?

Anterior

Me abandonó mi tabla de planchar

El día que olvide

Siguiente

Deja un comentario