Edgar Allan Poe

,

 

Edgar Allan Poe (19 de enero de 1.809 hasta 7 de octubre de 1849) fue un escritor romántico en lengua inglesa de los Estados Unidos de América. Escribió poesía, novela y relatos cortos. Conocido sobre todo por sus relatos de temas fantásticos y de horror, es considerado el padre del cuento de terror psicológico y de los relatos cortos de su país. Fue un precursor del relato detectivesco y de la literatura de ciencia ficción y renovador de la llamada novela gótica. Ejerció una gran influencia en la literatura simbolista francesa, pero su huella llega mucho más lejos: son deudores suyos toda la literatura de fantasmas victoriana y, en mayor o menor medida, autores como Kafka, Lovecraft, Borges, etc.

[fusion_builder_container hundred_percent=»yes» overflow=»visible»][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=»1_1″ background_position=»left top» background_color=»» border_size=»» border_color=»» border_style=»solid» spacing=»yes» background_image=»» background_repeat=»no-repeat» padding=»» margin_top=»0px» margin_bottom=»0px» class=»» id=»» animation_type=»» animation_speed=»0.3″ animation_direction=»left» hide_on_mobile=»no» center_content=»no» min_height=»none»][aesop_chapter title=»Biografía» bgtype=»img» full=»on»]

Nació en Boston (Massachusetts) el 19 de enero de 1809, con el nombre de Edgar Poe. Era el segundo hijo de un matrimonio de actores, formado por David Poe de ascendencia irlandesa y Elizabeth Arnold de padres ingleses.

A los dos años de vida, su padre abandonó a su mujer, que quedó embarazada de nuevo. Cuando nació la niña, Rosalie, fueron a vivir en Richmond (Virginia), en casa de unos parientes. Poco después (1811), Elizabeth murió y Edgar fue amparado, sin que la adoptaran legalmente, por un matrimonio del que heredó su apellido Allan. Con ellos, vivió en Escocia y en Inglaterra (1815-20).

Desde los dieciséis o diecisiete años, empezó a tener problemas con el alcohol, a menudo debido a sus numerosos enfrentamientos con John Allan, su padrastro. Sus dos primeros libros fueron de poesía: Tamerlane and other poems (1827) y Al Aaraf, Tamerlane and minor poems (1829). El 14 de enero de 1832 publicó Metzengerstein, el primero de sus 67 cuentos, en una revista de Baltimore.

En 1834, se casó con su prima Virginia Clemm, de sólo trece años, y durante algún tiempo fue director de importantes publicaciones de Richmond, Boston y Filadelfia. También vivió en Nueva York, con su esposa enferma de tuberculosis, y allí publicó su poema más importante, The Raven (El cuervo, 1845).

La muerte de Virginia, en enero de 1847, le afectó mucho: la hundió en el alcoholismo y la depresión, y mantuvo tumultuosas relaciones con otras mujeres. En junio de 1849, se publicó su último cuento y, póstumamente, el 9 de octubre de 1849, el último poema, Annabel Lee.

Aparte de poesía y cuentos, escribió también una novela, Narrative of Arthur Gordon Pym (1838); un ensayo filosófico, Eureka (1848); y crítica literaria y artística. Destacó sobre todo en el género del misterio y del horror.

Murió en Baltimore (Maryland), el 7 de octubre de 1849, víctima del delirium tremens, aunque también se piensa que quizá murió de otras causas que desconocemos.

[aesop_chapter title=»Obra» bgtype=»img» full=»on»]

Fue muy versado por su trabajo en la literatura contemporánea, por su tendencia natural a la novela gótica anterior, y también por los románticos ingleses y alemanes. Poe cultivó tanto la narrativa como la poesía y el ensayo, realizando aportaciones originales (este hecho era una ley para él) en estos campos.

Se le considera una gran influencia en el simbolismo dentro del género poético, especialmente sobre su traductor al francés, el poeta Charles Baudelaire, creador de esta escuela en Francia. Sin embargo, se debe aclarar que esta influencia fue estrictamente temática y no formal.

Relatos

Su contribución más importante a la historia de la literatura, la constituyen los relatos cortos de géneros diversos. En estos, son destacables su factura equilibrada y el elevado nivel artístico. Dotado de una gran inteligencia y de una poderosa imaginación, Poe era el maestro absoluto en el campo del misterio, y también en la recreación de atmósferas llenas de terror, mientras que en el terreno técnico, su dominio del tempo o ritmo narrativo no tenía parangón. Julio Cortázar, gran admirador suyo, señalaba la economía de medios de los que hacía gala para conseguir sus propósitos.

Sus cuentos más importantes pertenecen al género fantástico y de terror: Manuscrito hallado en una botella (por el que recibió su primer premio literario), El gato negro, El pozo y el péndulo, El corazón delator, La caída de la casa Usher , La verdad sobre el caso del señor Valdemar, El entierro prematuro, Berenice, Ligeia, etc. Estos relatos escalofriantes han fascinado generaciones enteras de lectores y escritores del género macabro, y sobre el oscuro simbolismo inherente a estos han corrido ríos de tinta.

Como se ha dicho, Poe junto con Mary Shelley y su Frankenstein  anticiparon a la narrativa de ciencia ficción (o ficción científica), como lo prueban las siguientes obras: La incomparable aventura de un tal Hans Pfaal , El poder de las palabras, Revelación mesmérica, La verdad sobre el caso del señor Valdemar, Descenso en Maelstrom, Von Kempelen y su descubrimiento …

Además, fue precursor de la novela policíaca con historias como El escarabajo de oro (cuento en el que el protagonista consigue hacerse con un tesoro pirata), en las que se resuelven, analíticamente y lógica, problemas de gran complejidad. Son de importancia, en este sentido, las narraciones detectivescas que tienen como protagonista el hidalgo Auguste Dupin: Los crímenes de la Rue Morgue, [2] La carta robada y El misterio de Marie Rogêt. En este personaje, se inspiró Arthur Conan Doyle para crear su Sherlock Holmes.

eap

Menos conocidos son sus cuentos «grotescos», los cuales para algunos mostraban un muy discutible sentido del humor: Bon-bueno, la ralentiza perdido, El rey Peste, El sistema del doctor Tarr y el profesor Fetjer, etc. Robert Louis Stevenson, en un conocido ensayo sobre Poe llega a afirmar: «El hombre capaz de escribir El rey Peste ha dejado de ser humano». Sin embargo, y por su extravagancia, estas narraciones fueron muy apreciadas por los poetas surrealistas.

Mención aparte merecen sus relatos de corte poético y metafísico, muchos de estos auténticos poemas en prosa con una estética sin defectos: La conversación de Eiros y Charmion, El coloquio de Monos y Una, El ante, El isla del hada, Silencio, Sombra, etc.

Poe es autor de una única novela corta: La narración de Arthur Gordon Pym (The Narrative of Arthur Gordon Pym of Nantucket) (1838). Se trata de un relato de aventuras marineras de tipo histórico, centrado en el intrépido protagonista -que encontraría eco posteriormente en las obras de Stevenson. Debido a la abundancia de detalles macabros que contiene y su indescifrable desenlace, la obra siempre ha estado rodeada de polémica.

Poesía
En poesía, su género más controvertido, le debemos composiciones de extraordinaria musicalidad, como Las campanas y Annabel Lee, las cuales, debido a las complicaciones estructurales, hicieron casi imposible su traducción a otros idiomas, si no era en prosa .

El más popular de todos sus poemas es el cuervo, un canto narrativo de corte romántico en el que explica la llegada de una de estas aves en la estancia de un hombre solitario, una noche de tormenta. A las atribuladas preguntas del personaje sobre su destino y su amada muerta, «Lenore», el siniestro pájaro responde invariablemente «never more» (‘nunca más’).

Ensayo

Poe también ejerció con acierto el ensayo sobre los temas más variados (la larga meditación cosmológica Eureka; marginales; Criptografía; Filosofía del moblaje; entre otros), así como la crítica literaria (cabe destacar sus reseñas sobre Longfellow, Dickens y Hawthorne), en la que se mostró enemigo del aldeanismo estadounidense y más bien partidario de una creación de índole independiente y cosmopolita. Finalmente, investigó sobre los misterios y las técnicas de la composición literaria en El principio poético (1850, y su famosa Filosofía de la composición (1846), que versa sobre su pieza más conocida, El cuervo. En estas, aunque tratarse de un autor romántico, sostiene que la obra literaria no es tanto un producto de una inspiración como de trabajo planificada y meditada. En este sentido, su pensamiento se puede vincular con el que defiende William Wordsworth en el prólogo a la segunda edición de sus Baladas líricas, en el que decía que la poesía es el recuerdo tranquilo de intensas emociones, al tiempo que prefigura las ideas de los formalistas.

Para disfrutar de POE os recomiendo la lectura interactiva que ofrece iClassics Productions, S.L.. Una experiencia de lectura para iphone que nunca habías imaginado.

 

Captura de pantalla del iPhone 1

 [/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]

Anterior

Te recomiendo «Toda la cama para mí» de Paula Celeste

En ese lugar nadie respira

Siguiente

Deja un comentario