reyes magos

Malditos reyes magos

Este año os aconsejo no pasar por mi  casa.  El año pasado mi abuela se enfadó con vosotros por llenar hasta arriba de mierda de camello las alfombras y el parquet.

¡Limpiarse antes de entrar a las casas de la gente o traer mochos!

No vengáis a casa  porque la vieja tiene preparada las sierras eléctricas y las guillotinas. No bromeo, os fumásteis  la planta de marihuana que la vieja llevaba cultivando los últimos seis años y que nos da unas perillas para el resto del año. 

Además nos robásteis el árbol y la mirra la dejásteis en el water. Por muy rey mago que seas no puedes andar entrando en la casa de la gente dejando olor a mierda y sudores. Vale que tenéis que viajar mucho pero una ducha te la puedes dar en cualquier Ibis a 50€. Y si eres Melchor, Gaspar o Baltasar seguro que os ponen la alfombra roja para la taza.
Y yo sé que andáis con una tarjeta de crédito Black y no pagáis peajes por el morro de ser rey.

Lo que pasa es que sois un poco perros y en vez de incienso, oro y mirra, este año venís con leche cacao, avellanas y sacarina. 

No vengais por casa, la abuela tiene un trabuco nuevo que os puede hacer agujeros en las pelucas o el culo.

Para la mierda de regalos que me dejásteis el año pasado. ¿Te has quedado a gusto desgraciado? Soy mayor pero yo siempre he querido mi cabeza nuclear y nada de nada. ¿Para qué quiero yo una tablet de madera?

Por lo demás, este año he sido bueno durante el sueño. He matado menos moscas y cocodrilos que otros años. 

La abuela mantiene la unidad familiar. Se ha apuntado a un curso de taxidermista por error. Quería llevar un taxi y mejorar la economía familiar pero se confundió de taxímetro. Al menos tenemos a Santa Klaus disecado en casa.

Si no me traéis una cabeza nuclear para acabar con las huertas en el mundo, os espero con la escopeta cargada.

Para Gaspar, Melchor y Baltasar… ¿Os voy a dar caramelazos?