1 Elige tu aventura

,

[fusion_builder_container hundred_percent=»yes» overflow=»visible»][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=»1_1″ background_position=»left top» background_color=»» border_size=»» border_color=»» border_style=»solid» spacing=»yes» background_image=»» background_repeat=»no-repeat» padding=»» margin_top=»0px» margin_bottom=»0px» class=»» id=»» animation_type=»» animation_speed=»0.3″ animation_direction=»left» hide_on_mobile=»no» center_content=»no» min_height=»none»][aesop_chapter title=»Cómo abandonar a un dinosaurio» subtitle=»Empieza una aventura dónde tú eliges tu destino» bgtype=»img» full=»on»]

 

[aesop_content color=»#000000″ background=»#ffffff» height=»800px» columns=»1″ position=»none» imgrepeat=»no-repeat» floaterposition=»center» floaterdirection=»up»]
Amig@s tengo un problema y solo tú puedes ayudarme.

Te has despertado en tu piso de alquiler y un dinosaurio está a tu lado. Hace unos días solicitaste la inscripción a un curso de restauración de muebles antiguos y los de MRW se han equivocado.

Es un Triceratops y se llama Timoteo y siempre te gana a las damas.

Y ahora, ¿qué haces con el dinosaurio?

Elige una de las opciones para continuar.

Comprarle un disco de Rafaela Carrá
Tirarlo a la basura

[/aesop_content]
[aesop_parallax img=»https://www.carlosricharte.com/wp-content/uploads/2015/08/image-1n-separacion-1-1.png» parallaxbg=»on» captionposition=»bottom-left» lightbox=»on» floater=»on» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]



Comprarle un disco de Rafaela Carrá

[aesop_content color=»#000000″ background=»#ffffff» height=»800px» columns=»1″ position=»none» imgrepeat=»no-repeat» floaterposition=»center» floaterdirection=»up»]
Tu Triceratops prefiere los clásicos de Julio Iglesias aunque está de acuerdo que para hacer bien el amor hay que mirar al sur. Una noche de copas y porros tu nuevo amigo Timoteo te explicó su triste historia.
A su madre le cayó un meteorito en la cabeza y ahora va a ver su esqueleto de vez en cuando en el museo.
Al padre lo contrató Spielberg para una peli, pero lo despidieron el segundo día por comerse a una actriz de reparto que según confirmó más tarde estaba buenísima.
Aunque le tengas cariño tienes que buscar una solución a esta convivencia. Timoteo se traga toda tu comida, se fuma todos tus porros y nunca compra papel higiénico. Tu novi@ se piensa que le pones los cuernos. No se cree que tengas que sacar al dinosaurio a correr todas las noches. Necesitas cambios en tu vida urgentemente. ¿Qué harías?
Presentar el dinosaurio a tu novi@
Dormir a Timoteo con drogas duras

[/aesop_content]
[aesop_parallax img=»https://www.carlosricharte.com/wp-content/uploads/2015/08/image-1n-separacion-1-1.png» parallaxbg=»on» captionposition=»bottom-left» lightbox=»on» floater=»on» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]



Tirarlo a la basura
[aesop_content color=»#000000″ background=»#ffffff» height=»800px» columns=»1″ position=»none» imgrepeat=»no-repeat» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]
Hace cinco años que vives en un piso de alquiler en pleno centro. Desconoces el nombre de la ciudad, nunca te molestaste en preguntar. Lo que no te faltan son las plantaciones de paranoia y los libros de Cortázar.
La presidenta de la comunidad protestó porque bajaste un dinosaurio en el ascensor. No entiendes esa discriminación sólo por ser una animal extinguido. Al niño del tercero le dejan subir globos de Bob Esponja y aquí no pasa nada.

Esquivas a todas las chismosas y llegas a los contenedores. El de materia orgánica esta lleno. La gente ya había tirado sus dinosaurios ¿Qué haces cuando te encuentras en estas situaciones de la vida?

Tirarme yo a la basura
Regalar mi dinosaurio a un niño

[/aesop_content]
[aesop_parallax img=»https://www.carlosricharte.com/wp-content/uploads/2015/08/image-1n-separacion-1-1.png» parallaxbg=»on» captionposition=»bottom-left» lightbox=»on» floater=»on» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]



Presentar el dinosaurio a tu novi@
[aesop_content color=»#000000″ background=»#ffffff» height=»800px» columns=»1″ position=»none» imgrepeat=»no-repeat» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]
Presentar Timoteo a tu amor fue el mayor error de tu vida. A las dos semanas te los encontraste jugando al tetris en la bañera. Saliste algo más pronto del trabajo y al volver allí estaban dale que te pego. Nunca habías pensado que Timoteo fuera a hacerte algo así.

¿Qué harías tú en esta situación?
Matarlos a los dos
Largarme a otro lugar

[/aesop_content]
[aesop_parallax img=»https://www.carlosricharte.com/wp-content/uploads/2015/08/image-1n-separacion-1-1.png» parallaxbg=»on» captionposition=»bottom-left» lightbox=»on» floater=»on» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]



Dormir a Timoteo con drogas duras
[aesop_content color=»#000000″ background=»#ffffff» height=»800px» columns=»1″ position=»none» imgrepeat=»no-repeat» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]
Drogar a Timoteo fue la peor decisión de tu vida. El dinosaurio se convirtió en inspector de hacienda.
—Usted no paga el impuestos desde hace tres años.
Desconectas su cabeza con una sartén. Te molesta el ovni verde que cuelga de su nariz. En ese momento llaman a la puerta.
¿Y ahora qué haces con este tipo?
Lo escondes en el balcón y respondes
No respondes

[/aesop_content]
[aesop_parallax img=»https://www.carlosricharte.com/wp-content/uploads/2015/08/image-1n-separacion-1-1.png» parallaxbg=»on» captionposition=»bottom-left» lightbox=»on» floater=»on» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]

Tirarme yo a la basura
[aesop_content color=»#000000″ background=»#ffffff» height=»800px» columns=»1″ position=»none» imgrepeat=»no-repeat» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]
Cómo acabo de decir en el contenedor no cabía un dinosaurio más. ¿Cómo esperas que entre una persona vestida?
Optas por dar un paseo hasta dar con alguna solución al problema.
En una esquina unos rótulos indican clínica dental a bajo coste. Piensas que este será un lugar excelente para dejar a tu dinosaurio. Seguro que les gustan las dentaduras grandes.
¿Llevarías al dinosaurio a la clínica?
Sí, intentaría abandonarlo allí.
Busco otro lugar

[/aesop_content]
[aesop_parallax img=»https://www.carlosricharte.com/wp-content/uploads/2015/08/image-1n-separacion-1-1.png» parallaxbg=»on» captionposition=»bottom-left» lightbox=»on» floater=»on» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]



Regalar mi dinosaurio a un niño
[aesop_content color=»#000000″ background=»#ffffff» height=»800px» columns=»1″ position=»none» imgrepeat=»no-repeat» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]
A los niños les encantan los dinosaurios y los abuelos. Llegué a un parque y me di cuenta que los tiempo han cambiado. Nadie quería a Timoteo. Una niña repelente se sacó un abogado del bolsito de Dora la exploradora.
—Conozco mis derechos y puedo denunciarte por mirarme el culito. Si me quieres regalar algo trae un abuelo que tenga paga.
Así que lo de regalar el dinosaurio a un niño no funcionó.
No me gustó la impertinencia de la niña.
¿Que harías tu?
Robarle el bolsito a la niña
Sentar al dinosaurio encima de la niña repelente

[/aesop_content]
[aesop_parallax img=»https://www.carlosricharte.com/wp-content/uploads/2015/08/image-1n-separacion-1-1.png» parallaxbg=»on» captionposition=»bottom-left» lightbox=»on» floater=»on» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]



Matarlos a los dos
[aesop_content color=»#000000″ background=»#ffffff» height=»800px» columns=»1″ position=»none» imgrepeat=»no-repeat» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]
No puedes ir matando a la gente por ahí a menos que tengas permiso para ello. Pero intentas envenenarlos con películas. En estos casos el cine japonés es una buena elección.
Pero pronto descubrir que Timoteo también era un verdadero fan de los Pokemon.
Tienes que encontrar otra manera de deshacerte del dinosaurio. ¿tú qué harías?
Apuntarlo a un curso de claqué para que se frustre
Abandonarlo en la ciudad

[/aesop_content]
[aesop_parallax img=»https://www.carlosricharte.com/wp-content/uploads/2015/08/image-1n-separacion-1-1.png» parallaxbg=»on» captionposition=»bottom-left» lightbox=»on» floater=»on» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]



Largarme a otro lugar
[aesop_content color=»#000000″ background=»#ffffff» height=»800px» columns=»1″ position=»none» imgrepeat=»no-repeat» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]
No tienes dudas. Lo mejor era irse bien lejos de allí así que te fuiste al corte inglés. Te encerraste durante unas horas en el baño hasta que una mujer olió a porro. Explicaste a los policías los problemas con tu dinosaurio.
Te encerraron en un calabozo junto con otra gente con aspecto de cucaracha. Hablas con las antenas y te dicen que hay una forma de salir de allí pero para eso tienes que encogerte y pasar por un tubito. No esperas más tiempo por si falla el efecto del porro.
¿Saldrías por el tubito arriesgando tu vida o te quedarías allí con los hombres con cara de cucaracha?
Salir por el tubo
Quedarme con los hombres aspecto cucaracha

[/aesop_content]
[aesop_parallax img=»https://www.carlosricharte.com/wp-content/uploads/2015/08/image-1n-separacion-1-1.png» parallaxbg=»on» captionposition=»bottom-left» lightbox=»on» floater=»on» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]



Lo escondes en el balcón y respondes
[aesop_content color=»#000000″ background=»#ffffff» height=»800px» columns=»1″ position=»none» imgrepeat=»no-repeat» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]
Buena decisión si no fuera porque te vendieron un tendedero que no soporta a inspectores de hacienda. Mientras caía al vacío el inspector consiguió un paracaídas de oferta en Ebay. Después de tragar un poco de agua abres la puerta a la vecina.

Ahora te preguntarás si era una vecina jovencita y buenorra o más bien una vieja pelleja. Tú eliges.
Me quedo con una vecina joven
Prefiero la vieja pelleja

[/aesop_content]
[aesop_parallax img=»https://www.carlosricharte.com/wp-content/uploads/2015/08/image-1n-separacion-1-1.png» parallaxbg=»on» captionposition=»bottom-left» lightbox=»on» floater=»on» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]



No responder
[aesop_content color=»#000000″ background=»#ffffff» height=»800px» columns=»1″ position=»none» imgrepeat=»no-repeat» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]

No responder no siempre es la peor opción. Escondes al inspector en la bañera. Crees que se ahogará junto a los barquitos. Un equipo de antidisturbios derribó la puerta y decenas de policías entran de puntillas a tu apartamento. El más calvo de los agentes habló por primera vez para ti.
—No se preocupe señor, es solo un simulacro de prácticas.
—¿Qué practican Ustedes?—pregunté para ganarme su confianza.
—Estamos en clase de redada y su casa ha sido elegida al azar.
—¡Qué cabrones!.
—No sea rencoroso y acepte esta invitación a nuestra club de alterne para esta noche.

¿Irás a la fiesta de policías?
Sí, me cambio de peluquín y voy a la fiesta
No, aprovechó la fiesta para robar una joya
[/aesop_content]
[aesop_parallax img=»https://www.carlosricharte.com/wp-content/uploads/2015/08/image-1n-separacion-1-1.png» parallaxbg=»on» captionposition=»bottom-left» lightbox=»on» floater=»on» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]



Abandonar el dinosaurio en la clínica dental
[aesop_content color=»#000000″ background=»#ffffff» height=»800px» columns=»1″ position=»none» imgrepeat=»no-repeat» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]

En la sala de espera de la clínica dental no cabía un alfiler. Otros pensionistas pensaron como tú y también llevaron sus dinosaurios. Finalmente un hombre habló por altavoz. No podemos acoger a todos vuestros dinosaurios, comprendan que la boca de la gente es demasiado pequeña.

Algunos protestaron y tu dudas un instante.
¿Te sumas a la protesta?
Sí, destrozó la sala de espera
No, salgo a la calle para pensar con calma
[/aesop_content]
[aesop_parallax img=»https://www.carlosricharte.com/wp-content/uploads/2015/08/image-1n-separacion-1-1.png» parallaxbg=»on» captionposition=»bottom-left» lightbox=»on» floater=»on» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]



Busco otro lugar
[aesop_content color=»#000000″ background=»#ffffff» height=»800px» columns=»1″ position=»none» imgrepeat=»no-repeat» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]
Como no me convenció la idea sigues tu camino hasta llegar a un parque de atracciones. En la entrada tu dinosaurio se traga un puesto entero de algodón de azúcar con un empleado que no para de quejarse dentro de la barriga para que lo dejen salir. Y ahora, ¿cómo abandono a este bicharraco?
Nos montamos en la montaña rusa y le empujo en mitad de la montaña rusa
Le compro muchos globos para que se vaya volando
[/aesop_content]
[aesop_parallax img=»https://www.carlosricharte.com/wp-content/uploads/2015/08/image-1n-separacion-1-1.png» parallaxbg=»on» captionposition=»bottom-left» lightbox=»on» floater=»on» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]



Robarle el bolsito a la niña
[aesop_content color=»#000000″ background=»#ffffff» height=»800px» columns=»1″ position=»none» imgrepeat=»no-repeat» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]
No puedes andar robando bolsitos de Dora la exploradora y menos si llevan abogados. Le arrancas el bolso a la niña y sales corriendo. La niña llora y unos primos te persiguen con garrotes y metralletas. Estás muy en forma redondeada. El dinosaurio se piensa que juegas con él y también te persigue.
¿Qué haces para evitar la paliza de los primos?
Suelto el bolso con la esperanza que les guste Dora la exploradora.
Pido disculpas con educación
[/aesop_content]
[aesop_parallax img=»https://www.carlosricharte.com/wp-content/uploads/2015/08/image-1n-separacion-1-1.png» parallaxbg=»on» captionposition=»bottom-left» lightbox=»on» floater=»on» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]



Sentar al dinosaurio encima de la niña repelente
[aesop_content color=»#000000″ background=»#ffffff» height=»800px» columns=»1″ position=»none» imgrepeat=»no-repeat» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]
Nunca subestimes la inteligencia de un niña. La pequeña demonio sacó un alfiler del bolsito justo en el momento que Timoteo se sentaba en su cara. El salto de Timoteo fue olímpico y huyó despavorido entre la maleza de gente. Aquello era justo lo que necesitabas para deshacerte de la bestia. ¿No sientes curiosidad por saber qué le pasó al dinosaurio?
Persigues a Timoteo a ver dónde va
No, pasas del dinosaurio y te vas a casa
[/aesop_content]
[aesop_parallax img=»https://www.carlosricharte.com/wp-content/uploads/2015/08/image-1n-separacion-1-1.png» parallaxbg=»on» captionposition=»bottom-left» lightbox=»on» floater=»on» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]



Apuntarlo a un curso de claqué para que se frustre
[aesop_content color=»#000000″ background=»#ffffff» height=»800px» columns=»1″ position=»none» imgrepeat=»no-repeat» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]
Nunca imaginaste que Timoteo tenía tanto éxito en el claqué. Los Triceratops suelen ser torpes en estas cosas. En poco tiempo te llamaron de telecinco para presentar un programa con otros dinosaurios. No vuelves a ver más a Timoteo y después de unas semanas ya le echas de menos. Añoras su cuerno, vuestros paseos por las praderas y vuestras partidas a las damas, aunque él siempre te gane la partida.

Vuelve a empezar tu aventura, hay otros finales para esta historia que te esperan.
Empieza tú aventura
[/aesop_content]
[aesop_parallax img=»https://www.carlosricharte.com/wp-content/uploads/2015/08/image-1n-separacion-1-1.png» parallaxbg=»on» captionposition=»bottom-left» lightbox=»on» floater=»on» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]



Abandonarlo en la ciudad
[aesop_content color=»#000000″ background=»#ffffff» height=»800px» columns=»1″ position=»none» imgrepeat=»no-repeat» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]
Para abandonar a Timoteo lo llevas a un festival Pokemon en el centro de la ciudad. A pesar de todo quieres a Timoteo, es cariñoso como un perro y grande como un elefante. Cuándo quieres darte cuenta un entrenador pokemon atrapa a tu dinosaurio en su pokebola. Ya nunca más volverás a ver a tu amigo Timoteo.

Vuelve a empezar tu aventura, hay otros finales para esta historia que te esperan.
Empieza tú aventura
[/aesop_content]
[aesop_parallax img=»https://www.carlosricharte.com/wp-content/uploads/2015/08/image-1n-separacion-1-1.png» parallaxbg=»on» captionposition=»bottom-left» lightbox=»on» floater=»on» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]



Salir por el tubo
[aesop_content color=»#000000″ background=»#ffffff» height=»800px» columns=»1″ position=»none» imgrepeat=»no-repeat» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]
Pasas por el tubo hasta llegar a un conducto todavía más grande. En ese momento a tu alrededor todo eran luces de colores y formas increíbles. Cuando quieres darte cuenta has llegado a un lugar muy grande con gente vestida de blanco y luces que giran y giran.

Los médicos te dicen que estuviste cerca de palmarla. A veces vuelves a ver a Timoteo y sigues sus consejos. Ya dejaste las drogas malas hace tiempo pero las drogas buenas todavía las conservas para jugar con tu amigo dinosaurio.
Vuelve a empezar tu aventura, hay otros finales para esta historia que te esperan.
Empieza tú aventura
[/aesop_content]
[aesop_parallax img=»https://www.carlosricharte.com/wp-content/uploads/2015/08/image-1n-separacion-1-1.png» parallaxbg=»on» captionposition=»bottom-left» lightbox=»on» floater=»on» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]



Quedarme con los hombres aspecto cucaracha
[aesop_content color=»#000000″ background=»#ffffff» height=»800px» columns=»1″ position=»none» imgrepeat=»no-repeat» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]
Cuando pasa el efecto del porro ya es demasiado tarde para escapar. Los hombres con cabeza de cucaracha ahora presentan el aspecto habitual para estas situaciones, todos eran esqueletos. Así que por educación piensas que lo mejor es hacerse el muerto.

Este no es el mejor final. Vuelve a empezar tu aventura, hay otros finales mejores para esta historia que te esperan.
Empieza tú aventura
[/aesop_content]
[aesop_parallax img=»https://www.carlosricharte.com/wp-content/uploads/2015/08/image-1n-separacion-1-1.png» parallaxbg=»on» captionposition=»bottom-left» lightbox=»on» floater=»on» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]



Me quedo con una vecina joven
[aesop_content color=»#000000″ background=»#ffffff» height=»800px» columns=»1″ position=»none» imgrepeat=»no-repeat» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]
Ángeles es una mujer explosiva que salió de la fábrica de petardos el mes de Julio. Le das la sal y cierras la puerta antes de que te pida otros favores.

No te fías de este tipo de gente que si enciendes su mecha puede explotar en cualquier momento.
Vuelve a empezar tu aventura, hay otros finales para esta historia que te esperan.
Empieza tú aventura
[/aesop_content]
[aesop_parallax img=»https://www.carlosricharte.com/wp-content/uploads/2015/08/image-1n-separacion-1-1.png» parallaxbg=»on» captionposition=»bottom-left» lightbox=»on» floater=»on» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]



Prefiero la vieja pelleja
[aesop_content color=»#000000″ background=»#ffffff» height=»800px» columns=»1″ position=»none» imgrepeat=»no-repeat» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]
Doña Jacinta no tiene dientes y como sólo pronuncia bien la palabra bombona necesita una intérprete. Su nieta se presentó para tratar asuntos de la comunidad sobre las tuberías y los extintores. No tienes inconveniente en comentar todos estos temas y de paso rehacer tu vida con ella. Cosas inesperadas que pasan si se te cae un inspector de hacienda por el balcón.
Este es un buen final pero hay otros que te esperan. Vuelve a empezar tu aventura.
Empieza tú aventura
[/aesop_content]
[aesop_parallax img=»https://www.carlosricharte.com/wp-content/uploads/2015/08/image-1n-separacion-1-1.png» parallaxbg=»on» captionposition=»bottom-left» lightbox=»on» floater=»on» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]



Sí, me cambio de peluquín y voy a la fiesta
[aesop_content color=»#000000″ background=»#ffffff» height=»800px» columns=»1″ position=»none» imgrepeat=»no-repeat» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]
El club de alterne estaba en una antigua cárcel. Pero enseguida piensas que te has equivocado. Todos eran hombres con bigote y motocicleta. Juegas al billar y a pádel durante unas horas hasta que llega el momento más difícil de tu vida.
Jugar al conejo de la suerte en un campo de pepinos.
Intentas huir y volver con tu inspector de hacienda, pero una jabalina atraviesa tu espinazo. A partir de ese día todo a tu alrededor eran maripositas…

¡Qué mala suerte! Hay otros finales mejor que éste. Vuelve a empezar tu aventura.
Empieza tú aventura
[/aesop_content]
[aesop_parallax img=»https://www.carlosricharte.com/wp-content/uploads/2015/08/image-1n-separacion-1-1.png» parallaxbg=»on» captionposition=»bottom-left» lightbox=»on» floater=»on» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]



No, aprovechó la fiesta para robar una joya
[aesop_content color=»#000000″ background=»#ffffff» height=»800px» columns=»1″ position=»none» imgrepeat=»no-repeat» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]
La ocasión era inmejorable para robar una joya en el museo del chocolate. Toda la policía estaría en la fiesta. La alarma sonó pero como también era de chocolate y te la pudiste comer. Tu robo fue un éxito y escapas con la joya. Sólo hubo un pequeño fallo y fue ver la película Desayuno con Diamantes. Al día siguiente te comiste tu joya de chocolate.

¿Quieres descubrir otro final?
Empieza tú aventura
[/aesop_content]
[aesop_parallax img=»https://www.carlosricharte.com/wp-content/uploads/2015/08/image-1n-separacion-1-1.png» parallaxbg=»on» captionposition=»bottom-left» lightbox=»on» floater=»on» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]



Sí, destrozó la sala de espera

[aesop_content color=»#000000″ background=»#ffffff» height=»800px» columns=»1″ position=»none» imgrepeat=»no-repeat» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]
En unos minutos llegaron los antidisturbios y arrestaron a todos los dinosaurios. Por fin me libre de mi Triceratops pero a mi me categorizaron de homo eréctil y ahora vivo en el Cosmo Caixa.
La verdad esperaba otro final mas placentero.
¿Quieres volver a probar?
Empieza tú aventura
[/aesop_content]
[aesop_parallax img=»https://www.carlosricharte.com/wp-content/uploads/2015/08/image-1n-separacion-1-1.png» parallaxbg=»on» captionposition=»bottom-left» lightbox=»on» floater=»on» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]



No, salgo a la calle para pensar con calma.
[aesop_content color=»#000000″ background=»#ffffff» height=»800px» columns=»1″ position=»none» imgrepeat=»no-repeat» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]
Salí justo en el momento que entraban los antidisturbios a la clínica. Al salir comprobé que la D de dental en realidad era un M con mala intención. Mi dinosaurio desapareció unos minutos. Creo que esa fue la última vez que recuperé la cordura. No tuve dudas y después de unos minutos aburrido decidí disfrazarme, sumarme a la fiesta y ser antidisturbios. No pegué a nadie sólo los acaricié con la porra en la cabeza.

¿Puede que sea un final un poco agresivo o agrio según se mire? Vuelve a probar otra vez.
Empieza tú aventura
[/aesop_content]
[aesop_parallax img=»https://www.carlosricharte.com/wp-content/uploads/2015/08/image-1n-separacion-1-1.png» parallaxbg=»on» captionposition=»bottom-left» lightbox=»on» floater=»on» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]



Nos montamos en la montaña rusa y le empujo en mitad de la montaña

[aesop_content color=»#000000″ background=»#ffffff» height=»800px» columns=»1″ position=»none» imgrepeat=»no-repeat» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]
¿Alguna vez moviste un objeto de toneladas de peso? Yo tampoco, así que piensa un poco. Utilicé un alfiler y el bicho saltó abrazado a mí. Nunca sentí tanto cariño por primera y última vez. Antes de llegar al suelo y morir aplastado por toneladas de pasión mi dinosaurio habló. Papá. ¿Dónde está el papel higiénico?

Vaya hombre has muerto pero puedes resucitar y buscar otro final de la historia.
Empieza tú aventura
[/aesop_content]
[aesop_parallax img=»https://www.carlosricharte.com/wp-content/uploads/2015/08/image-1n-separacion-1-1.png» parallaxbg=»on» captionposition=»bottom-left» lightbox=»on» floater=»on» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]



Le compro muchos globos para que se vaya volando
[aesop_content color=»#000000″ background=»#ffffff» height=»800px» columns=»1″ position=»none» imgrepeat=»no-repeat» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]
Para hacer volar a un dinosaurio que pesa un montón de toneladas necesitas al menos 4 globos. Le compré todos pero no pude pagar porque en un descuido se había tragado al hombre. Al menos ahora el hombre del algodón de azúcar tendría con quien hablar.

Salió volando y todo el parque ovacionó cuando los francotiradores acertaban a los globos. Me vino la vena paternalista y robé globos de Bob Esponja y Violetta. Subí y subí para reunirme con mi triste amigo. Sin embargo, lo vi caer y me sonrió jurasicamente. Murió en la noria mientras yo seguía subiendo hasta que deje de respirar.
No has tenido un final deseado. Prueba otra vez mejor suerte.
Empieza tú aventura
[/aesop_content]
[aesop_parallax img=»https://www.carlosricharte.com/wp-content/uploads/2015/08/image-1n-separacion-1-1.png» parallaxbg=»on» captionposition=»bottom-left» lightbox=»on» floater=»on» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]



Suelto el bolso con la esperanza que les guste Dora la exploradora.
[aesop_content color=»#000000″ background=»#ffffff» height=»800px» columns=»1″ position=»none» imgrepeat=»no-repeat» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]
A todo el mundo le gusta Dora la exploradora pero eso no evitará tu paliza. No puedes andar robando a una niña por muy repelente que sea.
Los primos te alcanzan y te dan una buena paliza. El Dinosaurio Timoteo ya te tiene cariño y para evitar que te lleves más palos no tuvo dudas. Timoteo se sentó encima tuyo y dejaste de respirar durante toda tu vida.

¿Querías otro final? Vuelve a empezar y trata bien a los niños.
Empieza tú aventura
[/aesop_content]
[aesop_parallax img=»https://www.carlosricharte.com/wp-content/uploads/2015/08/image-1n-separacion-1-1.png» parallaxbg=»on» captionposition=»bottom-left» lightbox=»on» floater=»on» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]



Pido disculpas con educación
[aesop_content color=»#000000″ background=»#ffffff» height=»800px» columns=»1″ position=»none» imgrepeat=»no-repeat» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]
¿Cuándo te persigue gente para lincharte la educación es el mejor arma?
Te detienes y haces un corte de mangas. El grupo te rodea dispuesto a matarte. Empiezan a dispararte insultos. No lo dudas y metes la mano en el bolsito. Parece que a Dora también le gustaban los explosivos. La dinamita te explota en la cabeza.
Después de un silencio alguien de los primos grita eufórico.
—¡Dora tenía explosivos! ¡Este hombre ha salvado a la niña!
Me cogieron en hombros. Lástima que debido a la explosión mi cuerpo estaba dividido en partes, pero eso no importó, ya me pegarían. Mi dinosaurio se sumó a la fiesta y también a la barbacoa.

Un final puede ser feliz a pesar de estar descompuesto por la explosión.
¿Quieres vivir otra historia?.
Empieza tú aventura
[/aesop_content]
[aesop_parallax img=»https://www.carlosricharte.com/wp-content/uploads/2015/08/image-1n-separacion-1-1.png» parallaxbg=»on» captionposition=»bottom-left» lightbox=»on» floater=»on» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]



Persigues a Timoteo a ver dónde va
[aesop_content color=»#000000″ background=»#ffffff» height=»800px» columns=»1″ position=»none» imgrepeat=»no-repeat» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]
El dinosaurio entró en el estadio justo cuando se celebraban los 100m lisos. Usain Bolt vio como el dinosaurio le adelantaba para ganar la carrera. Los del comité improvisaron un podium más grande. Corrí a celebrar con mi amigo el éxito y de paso llevarme el cheque bancario. Nos compramos una isla con todas las comodidades. Pero Timoteo insistía que quería una dinosauria así que no lo tuve más remedio que fumarme otro porro.

Este es un buen final aunque falto de sexo, ¿quieres intentarlo otra vez?
Empieza tú aventura
[/aesop_content]
[aesop_parallax img=»https://www.carlosricharte.com/wp-content/uploads/2015/08/image-1n-separacion-1-1.png» parallaxbg=»on» captionposition=»bottom-left» lightbox=»on» floater=»on» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]



No, pasas del dinosaurio y te vas a casa
[aesop_content color=»#000000″ background=»#ffffff» height=»800px» columns=»1″ position=»none» imgrepeat=»no-repeat» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]
Mientras regresaba a casa feliz y libre del dinosaurio percibí que alguien me perseguía. No era otro dinosaurio sino algo mucho peor. Llegué a casa y me senté en el sofá a ver un poco la televisión. Al ir a la cocina a por una cerveza la vi. Venía con su bolsito incluido. La niña repelente sería mi nuevo dinosaurio.
Ya dicen que no hay mal conocido que malo por conocer. Vuelve a empezar, otros finales más desastrosos te esperan.

Empieza tú aventura
[/aesop_content]
[aesop_parallax img=»https://www.carlosricharte.com/wp-content/uploads/2015/08/image-1n-separacion-1-1.png» parallaxbg=»on» captionposition=»bottom-left» lightbox=»on» floater=»on» floaterposition=»left» floaterdirection=»up»]

[/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]

Anterior

Cómo entender opiniones diferentes a la tuya

Entrevista Julio Cortazar

Siguiente

Deja un comentario